A primera hora del mediodía, en un bullicioso parque de Wisconsin del Río, se ha alterado la rutina diaria de mangantes y gente de mal vivir con el descubrimiento de un difunto que, según declaraciones de la vieja del visillo, llevaba allí desde hace algo más de tres años. Todo ese tiempo sentado en el mismo banco y en la misma postura, aunque nunca nadie pensó en ningún momento en el estado del fallecido: “Parecía muy tranquilo” declaraba un viandante.

Tras la llegada de los servicios de emergencia se constató una muerte natural, pero que no había implicado ningún síntoma de gravedad. “Para estar muerto estaba bastante bien” comentaba Johnny Lotoco, enfermero en paro. Tras el  papeleo lo dejaron en el mismo sitio pues parecía estar muy a gustito.

Como última hora la redacción se puso en contacto con Perico Jones, pareja del difunto, que nos informó de que no era la primera vez que al fiambre le sucedía ésto: “Ya es la tercera vez que se me muere en un banco de un parque. Ya no sé qué hacer con él”.

 

Compártelo... Share on Facebook
Facebook
24Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email